November 15th, 2007

Spaghetti con ragù de salchicha, guindilla fresca y cebolla estufada en vino tinto


El problema de darse un paseo durante la hora de comer es que uno pasa por esas tiendas con esas setas o esas berenjenas o esas castañas o esas guindillas.... que además de gastar dinero se pasa la tarde dándole vueltas a cómo puede cocinar al recién comprado

Eso me pasó el otro día con estas guindillas, quizás porque el lunes pasado me llevaron a un restaurante calabrese, famoso por el abundante uso del picante, y se me han quedado las ganas toda la semana de platos fuertes.

Yo quería hacer un simple plato de pasta con unas cebolletas y un poco de guindilla o peperoncino fresco en rodajitas pero el marío me hizo lo siguiente :P

Ingredientes para dos:
160gr de spaghetti
1 salchicha fresca
1 cebolla
200 gr de tomate triturado
1 trocito de cubito
1 cucharadita de azúcar
2 vasitos de vino tinto
1 peperoncino o menos al gusto
Aceite de oliva
1 cucharadita de mantequilla

Preparación:

Pelar y cortar la cebolla en rodajas finas.
Reservar un cuarto de la cebolla y, en una cacerola, pochar el resto con un chorreoncito de aceite de oliva y la mantequilla. Cuando empiece a tomar color añadir un vasito de vino y dejar evaporar. Proseguir la cocción a fuego lento hasta que las cebollas estén bien blanditas.
En una sartén sofreir la cebolla que habíamos reservado. Abrir con cuidado la guindilla (si es posible con guantes porque es muy fuerte), despojarla de las semillas y cortarla o en rodajitas o en trocitos; incorporarla a la sartén. Añadir la salchicha a la que habremos quitado la piel y habremos cortado en trocitos. Incorporar el resto del vino y dejar evaporar.
Añadir el tomate triturado, el cubito, el azúcar, remover y dejar cocer hasta reducir un cuarto.
Cocer los spaghetti en abundante agua salada hasta que estén al dente.
Escurrirlos, incorporarlos a la salsa y mezclar bien.
Servir caliente con un poco de cebollas estufadas.