January 3rd, 2008

Menú de fin de año

Y ya con todos los buenos própositos alimentarios del nuevo año a todo gas vuelvo la mirada atrás (tampoco tanto) para presentaros el que fue el menú de fin de año. Desgraciadamente no pudimos documentar gráficamente toda la comilona pero os diré que a parte de los antipasti que me tocaron a mí hubo una increible lasagna ricca hecha con ragú y tres quesos, que estaba para chuparse los dedos, y un vitello tonnato, finos filetes de ternera al horno con una salsa de atún, a cual más bueno. Estas dos últimas recetas, con un poco de paciencia, las podréis ver en un futuro espero no muy lejano en estas páginas :]

Pero comencemos con la primera:


La crema de anchoas cuando era pequeña era una de esas cosas que me daba un impresión que pa’ qué porque tiene un sabor muy particular pero si no eres amante del mar, como no lo era yo (quien me lo iba a decir a mí!!) pues te puede dar un poquillo de asquillo en según qué situaciones.. o platos.
En esta ocasión elegí la crema de anchoas porque su sabor va que ni pintao para contrastar con el queso, en este caso una provola, un queso de leche de vaca, de pasta dura que no tiene un grandísimo sabor pero que es perfecto para fundir como por ejemplo la mozzarella que a veces compramos en el supermercado de dudoso origen ya que en vez de ser de búfala es de vaca pero que funde a la perfección.
Lo bueno de estos pastelitos es que dentro se puede meter de todo: queso y sobrasada, jamón y roquefort, jamón de york, piña y queso fresco... lo importante es que el relleno no sea demasiado líquido y que los bordes estén bien cerrados durante la cocción.

Ingredientes para unos 15 pastelitos:
2 láminas de hojaldre
15 trocitos de queso provolone o mozzarella de aprox. 1 x 2 cm
Pasta de anchoas en tubo
1 huevo
1 molde para cortar galletas o para emplatar de unos 6 cm

Preparación:

Extender la masa de hojaldre y cortar 30 discos del mismo tamaño.
Calentar el horno a 200º.
Disponer la mitad de los discos sobre una placa de horno forrada con papel de horno.
Poner en cada disco un trozo de queso y un poquito de pasta de anchoas.
Batir el huevo y con ayuda de un pincel de cocina pincelar los bordes de cada disco.
Cubrir cada pastel con los discos restantes y presionar bien los bordes con un tenedor.
Pincelar los pasteles con el resto del huevo batidos y decorar con los restos del hojaldre.
Hornear con el horno caliente durante 15 minutos.
Se pueden comer calientes o fríos.

y ahí va la segunda:


Otra de las cosas que a mí me vuelven loca... las tartas saladas!!! Me gustan con el hojaldre, con la masa quebrada, con verduras, con frutos secos, con queso o como esta versión bizcocho.
Tengo que decir que recién salida del horno me desilusioné un poco pero claro es que al menos esta se tiene que comer pasadas unas horas porque desprende todo el aroma a medida que se enfría y se vuelve superjugosa. Un acierto sobre todo cuando se quiere preparar algo bueno para muchas personas sin tener que pasar horas y horas en la cocina :]

Ingredientes:
180 gr de harina
3 huevos
100 gr de bacon en trocitos
100 gr de aceitunas entre verdes y negras
100 ml de leche
100 ml de aceite de girasol
1sobrecito de levadura
Sal y pimienta

Preparación:

Unir en una fuente grande la harina, los huevos, la leche, el aceite y la levadura. Pasar todo por la batidora hasta que quede una mezcla perfectamente homogénea. Batir bien es importante para que entre aire en la masa y para que la levadura se nos mezcle muy bien. Ajustar de sal y pimienta.
Añadir el bacon en trozos y las aceitunas cortadas en rodajitas. Mezclar bien con una cuchara de madera.
Precalentar el horno a unos 180º.
Forrar un molde con papel de horno o papel albal, en este último caso engrasarlo también con un poco de mantequilla o aceite, y verter la masa.
Hornear durante 50 minutos.
Para estar seguros de que la tarta está en su punto introducir un cuchillo o una aguja (como las de hacer punto) y si salen limpios querrá decir que la tarta está lista ;)

y la tercera:


Y para terminar uno de los clásicos cuando se trata de dar de comer a muchos con poquito esfuerzo: el pan de carne de mi madre al que le he vuelto a cambiar el relleno y un poco los ingredientes para darle un toque festivo.

Ingredientes:
1 kg de carne picada
(mitad ternera, mitad cerdo; el porcentaje de cada uno depende del gusto de cada cual)
3 huevos
2 rebanadas de pan bimbo
2 cucharadas de tomate triturado
1 cebolla pequeña picada fina
Sal y pimienta
6 ciruelas pasas
2 lonchas de queso
1 filete de pavo cortado en tiras finas
1 limón

Preparación:

Batir los huevos y poner en remojo durante unos minutos el pan cortado en trocitos.
Mezclar concienzudamente (yo lo hago directamente con las manos) la carne picada, los huevos, el pan, el tomate, la cebolla. Salpimentar.
Mezclar las tiras de pavo con el zumo de medio limón y la cáscara rallada. Esta operación se podría hacer con bastante antícipo dejándolo marirar durante unas horas, incluso añadiendo alguna especia a nuestro gusto.
Dividir la mezcla en dos. Extenderla y disponer encima el relleno que en este caso son, por cada mitad de carne, tres ciruelas partidas por la mitad y sin el hueso, una loncha de queso y la mitad de las tiras de pavo marinadas. El relleno se distribuirá uniformemente. Para hacer el rollo podemos proceder como se indica aquí
Hacer lo mismo con la otra mitad de la carne.
Disponer los dos panes en una placa de horno forrada con papel de plata y hornear en horno caliente, a 180º, durante 45 minutos.

Ah! Se me olvidaba. Para presentar la carne se me ocurrió hacer un poco de gelatina con caldo, en vez de con agua y ya está, añadiendo sal y una cucharada de vinagre. Estaba muy buena!! :P