April 20th, 2008

Mermelada de naranja amarga y canela


No sé si a vosotros os pasa pero a mí me dan épocas de todo: de dulce, de salado, de pasta, de galletas, de panes… ahora le toca a las mermeladas… menos mal que se conservan un montón de tiempo porque en mi casa la única que se las come soy yo!
Y a propósito de épocas… por la carne no me da nunca, por qué será???...
Pero volviendo a nuestra mermelada, quería hacer una receta que hice años y que salió estupenda pero que, por supuesto, en el mar de libros, recetarios, revistas y apuntes que he acumulado con el pasar de los años a saber dónde está ^__^ y siguiendo la prodigiosa regla del le echo lo que tengo en el frigo pues la hecho cambiando varias cosas:

1 no tenía azúcar normal así que le he puesto azúcar moreno
2 no tenía limón así que he usado un pomelo
3 el palito de canela estaba dando vueltas desde hace un par de días sin un destino concreto… a la olla!

Y como el libro de los gustos todavía no se ha escrito aquí tenéis algunas variantes de la misma:

Si no te gusta el amargo, no uses las cortezas
Si no te gusta el azúcar moreno, usa azúcar blanquilla; es incluso más fácil porque el azúcar moreno adensa mucho más y es más fácil que se nos queme o se nos transforme en una masa informe y pegajosa si nos pasamos con el tiempo
Si no te gusta la canela, no pasa nada, it’s an optional
Cambia el pomelo por limón o usa solamente naranjas… estará requetebuena igualmente :]

La próxima de tomate!!!

Ingredientes:
3 naranjas
1 pomelo
200 gr de azúcar moreno
1 palito de canela

Preparación:

Reducir a julienne, o juliana, la cáscara de una naranja. Al pelar la naranja dejar un poco de la parte blanca que es la que nos dará el amargo a la mermelada.
Exprimir las naranjas y el pomelo, eliminar posibles pepitas y poner en un cazo con el fondo grueso. Añadir el azúcar, la cáscara en julienne y la canela. Dejar reposar al menos durante 1/2 hora.
Cocer a fuego bajo durante media hora removiendo de vez en cuando y eliminando la espuma que se formará durante la cocción.
Esterilizar un bote de cristal de unos 250 ml en el horno a 100 grados durante 1 hora o 10 minutos en agua hirviendo. Secar con un paño limpio. Retirar la canela, rellenar el bote, cerrar bien y darle la vuelta para sellar bien.
Se puede consumir inmediatamente o conservar en un lugar fresco y al reparo de la luz sin abrir durante varios meses.
Una vez abierta conservarla en el frigorífico.

Descárgate la receta en PDF
Mermelada casera de naranja amarga y canela