August 17th, 2008

El dulce no hacer nada


Pues nada, se acabó lo que se daba. Ayer volvimos de las vacas y desde mañana, después de dos meses y medio (que se dice pronto) me reincorporo al trabajo.
No sé si estoy contenta o no… bueno, estoy contenta de volver a funcionar como funcionan las personas normales porque estar en casita está muy bien pero cuando a uno le falta una patita no lo está tanto :P
Me da penita porque echaré mucho de menos a mi gato (aunque el tío no os vayáis a creer que me hace mucho caso) y sobre todo me da coraje tener que volver a perder cada día 2 horas de mi vida en ir y venir de Milán!! Sí, eso sí que me da por….
C’est la vie! Exceptuando los rollos varios derivados de tener que danzar con unas muletas durante más de un mes este periodo en casa ha estado bien. Me he relajado, he adelantado “trabajo” en casa, he tenido mucho tiempo para postear, para leer, para hacer fotos, para cocinar… hasta pa’ aburrirme ;)
Las vacaciones han sido más tranquilas que otros años pero me lo he pasado de miedo. Torrenueva, ese gran pueblito de la costa granadina, me tiene el corazón robao… para quien no haya tenido una relación con el susodicho desde que puso pie en el mundo (es decir, para la gran mayoría) Torrenueva, no creo que rompa corazones así porque sí, vaya, que no es especialmente bonito ni culturalmente es un must de Granada pero para mí y para mi familia es parte de nuestra historia y cada vez que voy y, sobre todo, cada vez que me tengo que ir se me coge un nudo en la garganta y me cuesta la vida…

Pero no nos vamos a quejar porque, como dice mi madre, si se terminó es porque hubo ;)

Buen comienzo a todos los que volváis y una pedorreta con cariño a los que os estéis yendo!!