August 30th, 2008

Flores de calabacín rellenas


La flor del calabacín la he descubierto hace muy poco… vaya, descubrirla no la he descubierto yo, he descubierto su sabor y todas las cosas que se pueden hacer con ella. ¡Merece la pena probarla!
Como siempre me encuentro con el dilema de si la venderán o no en España, si será fácil o difícil encontrarla pero han hablado de ella en Directo al Paladar y he encontrado un montón de recetas en la web así que he pensado que en algun sitio se encontrará, no?
Aquí en Italia es un ingrediente que se encuentra fácilmente en cualquier mercado/supermercado. Si alguien nos puede dar alguna pista para comprarla en España... :)
Pero a lo que iba; las he probado rellenas y fritas, cortadas en tiritas en una ensalada de pasta y tengo un pastel en la lista de espera que es una maravilla. Una lista de espera que crece y crece sin remedio ahora que he vuelto al trabajo jo! :(
Bueno para eso está el finde, para hacer estas cositas que me gustan y disfrutar de la cocina. Este domingo si el tiempo lo permite nos iremos a dar una vuelta por el campo lo que quiere decir que próximamente habrá un especial recetas para pic-nic!!!!
¡No os lo perdáis!




Ingredientes:
12 flores de calabacín
250 de ricotta o requesón fresco
Colatura de alici o 2 anchoas en aceite
250 gr de harina de arroz
100 ml de agua natural con gas muy fria
100 ml de cerveza
Una pizca de sal
Aceite de oliva virgen

Preparación:

Añadir poco a poco el agua y la cerveza a la harina, mezclando para evitar grumos. La masa debe ser densa pero aún bastante líquida. Las cantidades se calculan un poco a ojo. Añadir la sal y un poco más de cerveza si vemos que la masa está demasiado densa.
Dejar reposar en el frigo al menos durante dos horas o mejor toda la noche.
Limpiar las flores de calabacín quitando el estilo y el pedúnculo teniendo cuidado de no romperla. Lavar las flores debajo del agua del grifo y secarlas delicadamente.
Machacar las anchoas y mezclarlas el requesón; remover has- ta formar una crema. Rellenar las flores con ella.
Calentar abundante aceite en una sartén. Sumergir las flores rápidamente en la masa y freirlas hasta que estén doradas.
Escurrirlas en un papel de cocina.
Salar ligeramente y servir calientes.

Y a propósito de fritos: buscando por aquí y por allá he encontrado divergencias en lo que al punto de humo de los aceites se refiere. Hay quien sostiene que los aceites de semillas (girasol, maíz, soja) tienen un punto de humo más alto y por lo tanto son más estables para la fritura; hay quien dice que es el aceite de oliva.
El punto de humo es la temperatura a la que el aceite se altera desprendiendo humo y sustancias que pueden resultar tóxicas por lo tanto ya sea de semillas como de oliva se recomienda no sobrepasar nunca los 180º. De este modo nos aseguramos una fritura ligera, limpia y sana.

Descárgate la receta en PDF
Flores de calabacín rellenas